Lon Chaney, el talento detrás de las “Mil Caras”

Comparte el horror:

 

Lon Chaney es uno de los actores más reconocidos dentro del cine de horror clásico. No sólo por sus maravillosas interpretaciones como “El Jorobado de Notre Dame” o “El Fantasma de la Ópera”, sino también por sus excelentes caracterizaciónes producto de una mente muy creativa.

Leonidas Frank Chaney nació el primero de Abril de 1883, en Colorado Springs, Colorado, Estados Unidos. Sus padres eran sordomudos por lo que desde chico aprendió a comunicarse con ellos por medio de la pantomima.

En 1901 comenzó su carrera al salir de gira como actor para interpretar una obra que co-escribió con su hermano titulada “The Little Tycoon”, la cual tuvo poco éxito y la compañía fue vendida. Chaney siguió con ellos. Durante el tour conoció a Francis Cleveland Creighton, quien audicionaba para un rol como cantante. Cleveland salió embarazada y regresaron a Oklahoma. El negocio del show le llamaba a Lon, así que en 1910 se movieron a California donde consiguió un empleo seguro como stage manager, actor y coreógrafo, mientras que Cleveland trabajaba como cantante en shows de Cabaret. Debido a los dos ambientes en los que se desenvolvían, comenzaron los problemas en su matrimonio. En 1913, después de varias peleas, Cleveland entró al Majestic Theater, lugar de rabajo de Chaney, e ingirió un veneno para suicidarse, éste sólo le afectó las cuerdas vocales, por lo que Cleveland no pudo cantar más, terminando también con su matrimonio y carrera.

Este hecho también afectó la carrera de Chaney y se vio obligado a buscar un nuevo empleo. Fue ahí cuando ingresó en las películas mudas, con lo cual iniciaría un legendario camino que incluiría 150 personajes, por lo general villanos, bizarros o macabros. Después de trabajar para Universal, pidió un aumento y el cual le negaron, comenzando a ser un actor freelance.

Las múltiples caras de Chaney

Los roles que interpretaba Chaney requería de máxima concentración y entrega, ya que las caracterizaciones no eran nada fáciles. En 1920, para la película “The Penalty”, Chaney tenía las piernas amarradas hacia atrás por medio de un arnés, sus rodillas se encontraban sujetadas a unas piernas de piel artificiales. Esto provocó que se le cortara la circulación en ciertas áreas, causándole múltiples vasos sanguíneos rotos.

Por otro lado, para el papel de “El Jorobado de Notre Dame”, realizó una joroba sujetada a un arnés, esto torcía su torso y sentía el dolor de ser Quasimodo. Aunque el esfuerzo valió la pena, ya que esa actuación le brindó fama mundial. Además, tapaba su ojo con grandes cantidades de maquillaje para simular una deformación, provocándole un problema ocular, tuvo que usar lentes de por vida.

 

Lon Chaney

 

 

En 1924 apareció en la película “He Who Gets Slapped” de la MGM, al cual fue votada para mejor película del año. El éxito que obtuvo este filme ayudó a que Chaney obtuviera una serie de contratos durante cinco años con la productora.

Sin embargo, fue en 1925 cuando alcanzó el nivel más alto en el cine que lo posicionaría como figura importante dentro de éste. No sólo interpretó a “Erik” en “El Fantasma de la Ópera”, sino que lo recreó a través de su creatividad aplicada al maquillaje de caracterización. Cada día aplicaba membrana de huevo en sus ojos para hacer la vista nebulosa. El rostro del Erik es muy particular, ya que debía parecerse a una calavera. Para lograrlo, Chaney pegaba un material traslúcido a los agujeros de su naríz con pegamento corporal y los jalaba hacia arriba para alcanzar el efecto que quería mostrar. El material traslúcido lo pegaba atrás de la calva artificial. En ocasiones utilizaba un cable y plástico para sujetar este material, aunque le causaba heridas en la naríz. Para crear los pómulos utilizó una combinación de algodón con colodión. Las orejas fueron pegadas por atrás y pintura a base de vaselina fue aplicada en distintas áreas de la cara para dar sombras.

 

Lon Chaney

 

 

Después de ese gran papel se introdujo en las películas habladas. Participó en el remake de la película “The Unholy Three” con el personaje de “Echo” utilizando cinco voces diferentes para su rol de ventrílocuo probando que podía hacer la transición del cine mudo al hablado. Sin embargo, después de dos meses de haber sido estrenada la película, Chaney falleció al ser víctima de una hemorragia en la garganta.

Su actuación era impecable convirtiéndose en una de las figuras más importantes dentro del cine, no sólo de horror, sino de toda la historia. Además, sus caracterizaciones únicas han inspirado a cientos de artistas que hoy en día se dedican a ello. Lon Chaney siempre será un icono de los filmes y gran referencia al hablar del género del horror, símbolo de eso es el apodo que se le ha dado como “El Hombre de las Mil Caras”, pocos actores pueden interpretar papeles tan versátiles, recreándolos y haciéndolos suyos a través del maquillaje.

 

Lon Chaney

Comentarios

Mucho Miedo Mx

Maestra del miedo, aficionada a los videojuegos, loca por el metal. Autora de la antología de horror "Evocaciones Lóbregas" y directora de Mucho Miedo Mx.